jueves, 14 de mayo de 2020

¿Qué necesitan las ITO para impulsar unos sistemas de información geográfica de calidad?

Muchos organismos públicos y privados que gestionan datos y que están interesados en utilizar las tecnologías de los sistemas de información geográfica (SIG) para monitorear, visualizar riesgos y como base para la adopción de decisiones buscan en realidad mitigar la gran diversidad de amenazas a las cuales el dinámico entorno operacional actual los expone. Cuando las organizaciones reconocen este valor de los SIG para evaluar y gestionar sus riesgos, deben decidir si crean esta capacidad en sus propios departamentos o si los subcontratan.


Existen en el mercado numerosas empresas que proveen servicios de tercerización gestionando y entrenando a grandes organizaciones en sistemas de información geográfica y servicios de información relacionados. Estos jugadores son proveedores de organizaciones (generalmente grandes) sin experticia o conocimientos en el tema que consideran que contratar recursos fuera de su organización para que un tercero se ocupe de las funciones de tecnología de la información geográfica es viable. Las empresas suelen subcontratar el almacenamiento y actualización de datos geográficos, por ejemplo, porque puede ser más menos costoso contratar a un tercero que comprar y mantener sus propios sistemas, infraestructuras y dispositivos para el almacenamiento de datos geográficos.

Dadas las actuales condiciones de incertidumbre en los mercados de la región debido a la crisis del COVID-19, no bastará para diferenciarse en el mercado de otros con sólo innovación y/o conocimientos. En efecto, existen sugerentes señales en el panorama post-corona virus de que la industria de la tercerización se orientará cada vez más y más hacia la sofisticación en lo que se denomina el mercado del Information Technology Outsourcing (ITO). Es muy posible que el mercado mundial reaccione con sensibilidad a las amenazas de disminuciones de la demanda internacional y subcontrate con otras compañias servicios fuera de su core de negocios. La situación sugiere que, debido al menor costo profesional, el mercado laboral interno de América Latina y otras regiones en desarrollo será cada vez más atractivo para inversores interesados en mejorar y escalar soluciones de ITO.

En la medida que la crisis del mercado se pronuncie, tarde o temprano será imperativo establecer un mecanismo de diferenciación para que una empresa ITO sea contratada para la provisión de servicios tercerizados. Pero ya no será suficiente tener las mejores tecnologías o promover una innovación agresiva, sino que será necesario un alto nivel de excelencia para permanecer vigente en la competencia del ITO.



Esta es la razón por la que las empresas de ITO, especialmente cuando se orienten a los SIG, van a necesitar incorporar certificaciones si quieren garantizar un lugar en el mercado para dar un servicio de calidad en la tercerización de IT, también llamado eSourcing de SIG. Debido a la crisis en ciernes, la menor demanda necesita ser seducida a través de una diferenciación real, basada en una escala de calidad observable. En la medida que se aspire a asegurar la permanencia en el mercado, mayores exigencias de calidad por parte de grandes organizaciones serán la norma para proveedores subcontratados.

Es crucial adoptar un modelo efectivo

Uno de los modelos más avanzados y efectivos para certificar calidad y previsibilidad de los servicios de outsourcing es el Modelo de Capacidad de Externalización Electrónica o Electronic Sourcing Capability Model o (eSCM) en inglés. El mismo fue diseñado para funcionar con cualquier tipo de servicio subcontratado que utilice las tecnologías de información como un componente clave para la entrega de sus servicios. Para ello, el modelo eSCM define un conjunto de 84 mejores prácticas que ayudan a las organizaciones de tercerización a gestionar y reducir sus riesgos, mejorando al tiempo sus capacidades a través de todo el ciclo de vida de los servicios que suministran.

El marco conceptual del eSCM fue desarrollado por el ITSqc, un spin off de la Universidad Carnegie Mellon para mejorar la relación entre los proveedores de servicios de tecnologías de información y sus clientes, por lo general ubicados en industrias avanzadas. El tipo de servicios de tecnologías de información (TI) al que se orienta pueden ser de muy diferente tipo, yendo desde la externalización de TI y pasando por el hosting, o el desarrollo de software o aplicaciones y la subcontratación de mantenimiento, llegando hasta los servicios de red, incluyendo los clásicos del BPO, como atención al cliente y manejo de nóminas. El eSCM puede certificar proveedores y clientes de manera independiente y una de sus ventajas más atractivas es que puede ayudar a los proveedores de eSourcing a alcanzar la excelencia en servicios de atención al cliente, desarrollo de software, gestión de centros de datos y análisis de Big Data, entre otros.


Actualmente hay numerosas empresas de eSourcing que aplican este modelo en América Latina y el Caribe. El modelo ha tenido bastante éxito entre muchos sofisticados proveedores de América Latina, especialmente en Argentina, Brasil y México. Entre los grandes players con negocios de BPO e ITO en la región, los más influyentes y los que ya se certificaron en eSCM se encuentran Hinduja Global Solutions (HGS), Capgemini Consulting e IBM.

Se necesita un cambio de mentalidad para aprovechar las oportunidades que ofrece la transformación digital

Una mentalidad extendida en la mayoría de las organizaciones que podrían ofrecer servicios de eSourcing, y en general de las tecnologías de información de la región de América Latina, es que la certificación de calidad ISO 9001 es suficiente para diferenciarse de la gran mayoría. Esto puede deberse al miope y reducido historial de aplicación de una cultura orientada a la calidad, que prioriza mantener a su mínimo costos de certificación interna o externa. Estos son infravalorados o desestimados por  considerarse intrusivos a las operaciones y por que suponen pagar a expertos, implementadores, auditores internos y externos, entre otros costos. Sin embargo, esto puede estar sugiriendo también que las organizaciones, sean o no de la industria del outsourcing, están poco expuestas al mercado global por falta de escala o por evitar salir de su zona de confort. Si nos guiamos por este razonamiento se podría estar evitando en forma inconsciente ampliar la participación en mercados, que de hecho tienen una gran potencial, por desconocimiento y negligencia.

En verdad, existen cada vez más razones para desarrollar la industria del eSourcing en América Latina, en tanto los mercados asignen cuantiosos recursos para respaldar el procesamiento digital y la prestación de servicios virtuales, buscado fortalecer sus operaciones a través de la disminución de costos.

Las empresas tercerizadoras de SIG están frente a una gran oportunidad si se dedican en forma consciente al esfuerzo de diferenciar sus servicios de información geográfica a través de su calidad utilizando en forma inteligente la práctica de certificar a los servicios electrónicos de tercerización con herramientas reconocidas como el eSCM si se desea permanecer en los grandes mercados.



martes, 20 de junio de 2017

Cómo Openstreetmap está contribuyendo al panorama de las ciudades inteligentes



El concepto de ciudad inteligente no es nuevo, y viene desarrollándose desde 1976 cuando el término fuera acuñado por la economista Bárbara Ward, quién las concibió como el “hogar del hombre”. Desde siempre, para desarrollar metrópolis innovadoras, el papel de líderes visionarios en gobiernos locales ha sido decisivo. Si bien el liderazgo oficial no es suficiente, la acción privada lo completa: el segundo jugador en importancia de este esquema está representado por las empresas. Así, operaciones de gran escala pueden implementarse en asociación con el sector privado para beneficio de muchos ciudadanos.

Por ejemplo, Singapur ha implementado agresivamente cobros al tránsito para paliar la congestión vehicular además de hacer importantes inversiones en sensores instalados en sus carreteras, implementando semáforos por fases y planificando el uso de los estacionamientos públicos con tecnologías de información. Otras ciudades están desarrollando su sistema de transporte público local basadas en el uso de vehículos eléctricos. Entre ellas, Barcelona tiene 500 taxis híbridos en las calles, así como casi 300 vehículos eléctricos públicos y un estimado 400 coches eléctricos privados.

Roles y estrategias

Las innovaciones que suponen las ciudades inteligentes requieren no sólo un papel por parte de gobiernos y empresas privadas sino también por parte del público, que si es consultado proporciona voluntariamente datos muy valiosos y conocimiento local de manera regular. Las tecnologías que organizan las visiones de los ciudadanos son generalmente llamadas de " civic tech ", que se apoyan en las tecnologías de la información pero que sobretodo catalizan el compromiso y la participación del público para recolectar datos, dar información y elaborar percepciones. Sin embargo, la importancia de la sociedad civil en esas iniciativas no es tan visible como el de los otros dos miembros restantes del esquema.

El diagrama de venn de la economía social


Quizás esto sea porque la visión del éxito de una ciudad inteligente se ha limitado a roles y estrategias de medio plazo, perdiendo de vista su sustentabilidad en el futuro. En efecto, si la innovación viene desde arriba (gobierno y corporaciones) y ésta no es apropiada por las bases, el costo de la inversión puede ser muy alto y los resultados escurrirse en la base ciudadana. Si a esa estrategia se agrega un enfoque desde abajo hacia arriba, especialmente en la recolección y monitoreo de los datos, el crecimiento de las ciudades puede ser menos costoso y aún más efectivo.

En efecto, para que las ciudades lleguen a ser inteligentes es vital que los datos recoletados puedan movilizarse y compartirse libremente, en el momento en el que se necesiten por todos los actores. Existen soluciones que permiten almacenar y gestionar la información de forma fácil y segura, a través de dispositivos conectados de todo tipo, tanto en soportes internos como externos. Se trata de plataformas que hacen un tratamiento integral de los datos, incluyendo su recolección, almacenamiento, análisis, transporte y archivado.

Dada la lógica de desarrollo territorial de las ciudades, este es el caso de muchas iniciativas de mapeo basadas en desarrollos libres y datos abiertos disponibles desde la base de la sociedad civil, que proponen un modelo más equilibrado e inclusivo.

El caso de Openstreetmap

Una comunidad de la sociedad civil que mapea activamente datos en ciudades inteligentes es la de Openstreetmap http://www.openstreetmap.org (OSM), llamada también la Wikipedia de los mapas. El concepto de Smart City no es nuevo para esta comunidad global, que es ya respaldada por 3, 7 millones de usuarios.

TriMet usa una interfase con datos de Openstreetmap

Por ejemplo, en la ciudad de Portland, TriMet, la entidad pública de servicios de transporte, es asistida por esa comunidad localmente mediante la visualización de planes de transporte multimodal basados en la plataforma OSM. Los funcionarios públicos que administran la red se han comprometido a su vez a apoyar a la comunidad local de OSM, al tiempo que liberan y abren sus datos gubernamentales al público como retribución. En otro contexto, la comunidad OSM de la ciudad de Managua en Nicaragua, mapeó y publicó el caótico sistema de transporte urbano en cada uno de los paraderos oficiales. Esta plataforma civic tech también se ha usado para mapear servicios públicos existentes en el barrio bajo de La “Villa 31” de Buenos Aires en Argentina.

La agencia estadística nacional de Canadá también ha atestiguado el poder de la sociedad civil en las ciudades y quiere confirmar si el mapeo con ciudadanos puede ser utilizado como una herramienta complementaria en la recolección de datos. La oficina está probando el uso de crowdsourcing urbano con un enfoque desde abajo hacia arriba en un experimento que busca mapear edificios de Ottawa. Para ello ha diseñado especialmente un Editor de ID en OSM que permite a cualquier ciudadano editar los atributos de un edificio asignado en una capa o bien crear un nuevo punto o área.

Ideas para el futuro


Un interesante espacio para las asociaciones público / civiles está abriéndose en el contexto de las ciudades inteligentes a través de las comunidades de tecnología cívica. Debido a ello, el sector privado y los intereses públicos involucrados en los planes de una ciudad inteligente deberían comenzar a considerar seriamente un papel más activo de las bases de la sociedad en sus proyectos. Además, un plan de ciudad inteligente debería incluir los enfoques desde arriba hacia abajo si éste supone asegurar un desarrollo sostenible, un liderazgo vibrante y un planteamiento más inclusivo. Si bien es complicado asegurarse que una ciudad inteligente efectivamente incluya recursos generados en la sociedad civil y sus actores de base, es mandatorio incluir la participación civil tecnológica para construir ciudades que miren al futuro. Ésta es una tendencia que se va demostrar irreversible en tanto se necesiten datos para hacer funcionar una ciudad, inteligente o no tanto. 
Bookmark and Share