martes, 20 de junio de 2017

Cómo Openstreetmap está contribuyendo al panorama de las ciudades inteligentes



El concepto de ciudad inteligente no es nuevo, y viene desarrollándose desde 1976 cuando el término fuera acuñado por la economista Bárbara Ward, quién las concibió como el “hogar del hombre”. Desde siempre, para desarrollar metrópolis innovadoras, el papel de líderes visionarios en gobiernos locales ha sido decisivo. Si bien el liderazgo oficial no es suficiente, la acción privada lo completa: el segundo jugador en importancia de este esquema está representado por las empresas. Así, operaciones de gran escala pueden implementarse en asociación con el sector privado para beneficio de muchos ciudadanos.

Por ejemplo, Singapur ha implementado agresivamente cobros al tránsito para paliar la congestión vehicular además de hacer importantes inversiones en sensores instalados en sus carreteras, implementando semáforos por fases y planificando el uso de los estacionamientos públicos con tecnologías de información. Otras ciudades están desarrollando su sistema de transporte público local basadas en el uso de vehículos eléctricos. Entre ellas, Barcelona tiene 500 taxis híbridos en las calles, así como casi 300 vehículos eléctricos públicos y un estimado 400 coches eléctricos privados.

Roles y estrategias

Las innovaciones que suponen las ciudades inteligentes requieren no sólo un papel por parte de gobiernos y empresas privadas sino también por parte del público, que si es consultado proporciona voluntariamente datos muy valiosos y conocimiento local de manera regular. Las tecnologías que organizan las visiones de los ciudadanos son generalmente llamadas de " civic tech ", que se apoyan en las tecnologías de la información pero que sobretodo catalizan el compromiso y la participación del público para recolectar datos, dar información y elaborar percepciones. Sin embargo, la importancia de la sociedad civil en esas iniciativas no es tan visible como el de los otros dos miembros restantes del esquema.

El diagrama de venn de la economía social


Quizás esto sea porque la visión del éxito de una ciudad inteligente se ha limitado a roles y estrategias de medio plazo, perdiendo de vista su sustentabilidad en el futuro. En efecto, si la innovación viene desde arriba (gobierno y corporaciones) y ésta no es apropiada por las bases, el costo de la inversión puede ser muy alto y los resultados escurrirse en la base ciudadana. Si a esa estrategia se agrega un enfoque desde abajo hacia arriba, especialmente en la recolección y monitoreo de los datos, el crecimiento de las ciudades puede ser menos costoso y aún más efectivo.

En efecto, para que las ciudades lleguen a ser inteligentes es vital que los datos recoletados puedan movilizarse y compartirse libremente, en el momento en el que se necesiten por todos los actores. Existen soluciones que permiten almacenar y gestionar la información de forma fácil y segura, a través de dispositivos conectados de todo tipo, tanto en soportes internos como externos. Se trata de plataformas que hacen un tratamiento integral de los datos, incluyendo su recolección, almacenamiento, análisis, transporte y archivado.

Dada la lógica de desarrollo territorial de las ciudades, este es el caso de muchas iniciativas de mapeo basadas en desarrollos libres y datos abiertos disponibles desde la base de la sociedad civil, que proponen un modelo más equilibrado e inclusivo.

El caso de Openstreetmap

Una comunidad de la sociedad civil que mapea activamente datos en ciudades inteligentes es la de Openstreetmap http://www.openstreetmap.org (OSM), llamada también la Wikipedia de los mapas. El concepto de Smart City no es nuevo para esta comunidad global, que es ya respaldada por 3, 7 millones de usuarios.

TriMet usa una interfase con datos de Openstreetmap

Por ejemplo, en la ciudad de Portland, TriMet, la entidad pública de servicios de transporte, es asistida por esa comunidad localmente mediante la visualización de planes de transporte multimodal basados en la plataforma OSM. Los funcionarios públicos que administran la red se han comprometido a su vez a apoyar a la comunidad local de OSM, al tiempo que liberan y abren sus datos gubernamentales al público como retribución. En otro contexto, la comunidad OSM de la ciudad de Managua en Nicaragua, mapeó y publicó el caótico sistema de transporte urbano en cada uno de los paraderos oficiales. Esta plataforma civic tech también se ha usado para mapear servicios públicos existentes en el barrio bajo de La “Villa 31” de Buenos Aires en Argentina.

La agencia estadística nacional de Canadá también ha atestiguado el poder de la sociedad civil en las ciudades y quiere confirmar si el mapeo con ciudadanos puede ser utilizado como una herramienta complementaria en la recolección de datos. La oficina está probando el uso de crowdsourcing urbano con un enfoque desde abajo hacia arriba en un experimento que busca mapear edificios de Ottawa. Para ello ha diseñado especialmente un Editor de ID en OSM que permite a cualquier ciudadano editar los atributos de un edificio asignado en una capa o bien crear un nuevo punto o área.

Ideas para el futuro


Un interesante espacio para las asociaciones público / civiles está abriéndose en el contexto de las ciudades inteligentes a través de las comunidades de tecnología cívica. Debido a ello, el sector privado y los intereses públicos involucrados en los planes de una ciudad inteligente deberían comenzar a considerar seriamente un papel más activo de las bases de la sociedad en sus proyectos. Además, un plan de ciudad inteligente debería incluir los enfoques desde arriba hacia abajo si éste supone asegurar un desarrollo sostenible, un liderazgo vibrante y un planteamiento más inclusivo. Si bien es complicado asegurarse que una ciudad inteligente efectivamente incluya recursos generados en la sociedad civil y sus actores de base, es mandatorio incluir la participación civil tecnológica para construir ciudades que miren al futuro. Ésta es una tendencia que se va demostrar irreversible en tanto se necesiten datos para hacer funcionar una ciudad, inteligente o no tanto. 

sábado, 7 de enero de 2017

A long journey to map together a better world

I still remember that cloudy March morning when I nostalgically left the Netherlands after completion of my MSc degree. I experienced many apparently isolated issues afterwards, but only realize until now how the long the road I had ahead was. One of the visions I cherished the most from the dutch experience, was the growing importance of the sociotechnical advances in the Geo-spatial and geo-sciences disciplines. With this vision in mind and together with other geo geeks from Chile, Colombia and Guatemala I managed to start up GeoCensos, a social enterprise project to support the adequate use of geoinformation in all kinds of organizations, especially at National Statistics Offices.

When we started we were just a bunch of geo enthusiasts posting online geo tech news from our desktop computers at home. Nowadays we can count over 60 members working in 7 countries, having developed together more than 27 geo apps, aiding in 5 national census processes and advocating for the good use of open geo data within a United Nations sponsored organization.

The road was no silky cruise. Just after graduation I lived briefly in Chile surviving as a research assistant and had even to work as a bilingual call center agent in Argentina. Suddenly dreams began to take off as a good friend called me to help in a cadastral project in La Plata. When the project ended I could also muddle through to work for a small consultancy firm in Colombia. My experiences and knowledge empowered me with confidence and so GeoCensos thrived:

·         My group and I wrote 647 papers including articles, blogs and posts for 12 newspapers and media in the region, reporting on geotechnologies and geodata in several studies from 2010 to 2016.
·         Contributed as back office to give support in the Santiaguito volcano earthquake in Guatemala in 2012 for CONRED, National Coordination Agency for Natural Disasters.
·         We organized a self-funded Road Show called GeoCensos Mesoamerica RS in 7cities in 5 Mesoamerican countries for the evangelization with geo data tools for universities and NGOs.
·         Provided support to the Space Apps Challenge promoted by NASA Aerospatial Agency in 2013 in Bogotá, Panama and Santa Marta, and also in San Salvador, Central America in 2014.
·         In 2015, we represented the Latin American civil society at the International Open Data Conference in Ottawa, participated at the SoTM United States in New York and attended the 8th meeting of the Statistical Conference of the America  in Quito.
·         Organized Mapps Hackathon I and II in Bogota, Guatemala City, Medellin, Panama City, Quito, Santa Marta, San Salvador, Soacha and Neiva between 2013 and 2014.
·         We joined the eDiplomacy US State Dept program presenting a GeoData speed geek at Techcamps in San Salvador, Bogotá and Cali in Colombia.
·         In 2016, we portrayed updated results from the Stats Up project and benchmarked other Openstreetmap evangelization experiences at State of the Map US Conference in Seattle 2016. Also, we lectured on census data collaboration at the Global Partnership for Sustainable Development Data workshops in Nairobi and Dar es Salam.
·         Just recently, we participated as part of the civil sector in the  the high level seminar on the 2020 round of censuses and the 2030 Agenda in Panama.




As the universal athlete Muhammad Ali once said: “Wars of nations are fought to change maps. But wars of poverty are fought to map change”. This quote inspires us every day to keep on walking the road ahead and mapping together a better world.
Bookmark and Share